BICHOS

¿Bichos? «Qué repelús» o «qué asco» podrían ser algunas de las reacciones adultas ante un temazo como este. Sin embargo a los peques les interesan un montón. Y a las profes nos encanta la posibilidad de trabajar sobre un «tema-naturaleza» y, si a algunos de nosotros, niños o adultos, nos aborda alguna de esas sensaciones extrañas las experimentaremos, como hacemos con las demás emociones, como «pequeños-grandes» seres humanos que somos.

En clase jugamos a adivinar de qué tema se trataba:

Y los peques rápidamente mostraron sus intereses y preferencias sobre lo que les apetecía aprender:

LA DINÁMICA GENERAL CON PEQUEÑOS BICHOS QUE LLEGUEN A NUESTRA AULA

En general, si un pequeño bicho llega a clase, lo observaremos, y a continuación lo liberaremos. Toda manipulación del animal la realizaremos con sumo cuidado para respetar su bienestar y disfrutaremos también del momento en el que le devolvamos a la naturaleza.

Un cienpiés llega a nuestra clase. Lo tratamos con sumo cuidado y paciencia.
Lo observamos con nuestra «lupa-observatorio».
Después de observarlo lo liberamos.
Le decimos adiós deseándole una vida sana y feliz.

BICHOS QUE POCO A POCO VAN LLEGANDO A NUESTRA AULA

APORTACIONES PERSONALES, CÓMO NO, GENIALES:

Jimena nos trae sus «bicho-creaciones»: una hormiga y un ciempiés, que van directos… a nuestro rincón de los bichos!

Oriana nos ofrece una posibilidad fantástica para investigar el primer ciclo de vida del proyecto: la metamorfosis de la mariposa. Espectacular el mundo animal…

Y Mario… ¡¡Nos trajo sapitos y tritones!!

Le damos las gracias a su amigo Nicolás por dejar que sus animales visitasen nuestra aula.

Martina nos trajo una hormiguita difícil de ver en la foto, pero que todos pudimos ver en la lupa-observatorio para liberar después.

Oriana nos trajo dos caracoles grandotes grandotes. ¿Concha? Esta vez son moluscos. Insectos, arácnidos, moluscos… ¡¡Esto va viento en popa amigos!!

Y gentileza de Anna… ¡La manualidad del zapatero! Anna nos trajo materiales para construir cada uno nuestro propio zapatero y pudimos llevárnoslo a nuestra casa para jugar con él.

¡Muchas gracias Anna!

Martina nos ha enseñado un montón de cosas sobre las abejas. Una de las cosas que más nos llamó la atención fue que se comunicasen entre ellas utilizando diferentes tipos de vuelo. ¡Sorprendente!

También Martina ha traído una manualidad de abejas y flores… y, tras estudiar la abeja en clase durante unos días, ha repartido una abeja y una flor para cada amiguito:
«Libro-mariquita» de Javier con una historia muy bonita sobre el esfuerzo y la superación de dificultades.
¡Arañas! Y qué arañas… Tenían en el abdomen unos dibujos que estuvimos observando con las lupas pero… sin sacar las arañitas de su pequeña estancia, ¿eh? Que eran muy veloces!
Y hablando de lupassssss… ¡A explorar un poco más! La verdad es que el rincón de los bichos les encanta. Acuden de dos en dos e investigan libremente lo que les apetece.
¡Todos quieren ir!

¡Menudo escarabajo Regina!

¡Espectacular tamaño! Como lupa no nos hacía falta el observatorio pero nos permitió ver el abdomen de la parte inferior.

Y si el escarabajo fue grande… Los bichos palo de Javier… juzgad vosotros mismos:

¡Impresionantes!
Los hemos observado durante varios días y aún seguiremos aprendiendo cosas sobre ellos porque son sorprendentes: el crecimiento de las extremidades si las pierden, la muda de la piel…
Martina nos enseña una Clytra, un escarabajo muy parecido a la mariquita que nos permitió hacer un «compara-contrasta» como el de la abeja y la avispa: habilidades de pensamiento desde nuestra propia realidad.

La profe Mari Jose nos ha dejado su bichario y nos ha impresionadoooooo…

¿Una piedra redonda? ¿Y eso para qué? Jugamos a adivinar y con tres o cuatro pistitas… apareció la mariquita! Resultó convertirse en un pisapapeles muy útil en nuestra clase con eso de la corriente constante… ji,ji,ji…

Y terminamos el último proyecto del curso, del que hemos disfrutado mucho. Dejamos aquí algunas tareas por si os apetece echar un vistazo: TAREAS AQUÍ.