Para no variar, el Covid andaba rondando a final de curso… no nos permitió recibir a los amigos de la guarde en el Cervantes, así que: «Si la montaña no va a Mahoma, Mahora irá a la montaña». Fuimos nosotros los que visitamos la guardería de Fuenmayor para intercambiar un regalito con los amigos de 2 y 3 añitos: ellos nos regalaron un marcapáginas y nosotros a ellos, como no, unas naves espaciales con astronautas incluidos: