Fechas entrañables que forman parte de nuestras vidas cada año nos traen al aula un par de acontecimientos muy motivadores para los niños: la decoración navideña del aula y el cambio de elementos en nuestro rincón más sensorial, el del juego simbólico:

El rincón de los minimundos evoluciona y nos ofrece, además de la experimentación con recursos diferentes, la posibilidad de compartir el proceso de creación:

Hasta ahora los peques compartían recursos pero sus creaciones eran individuales ya que disponían de una «caja creativa» para cada uno.
Entre todos reconstruimos el rincón: retirar, limpiar y recolocar nuevos elementos.
Ahora los peques disponen de una sola bandeja de creación, de modo que además de compartir recursos, deben compartir la idea y crear juntos de principio a fin.