¡Tenemos ganas de todo!

Los adultos tenemos «ganas de todo» ahora que poco a poco podemos recuperar nuestras actividades cotidianas, y los niños no son menos.

Dar un paseo por nuestro pueblo con los amigos ha sido fantástico. Sus ojitos iluminados y las risas a carcajadas bordaron la mañana.