Como buenos riojanitos hemos podido disfrutar del pisado de la uva gracias a la colaboración de las familias. ¡Y esta vez en compañía de los amigos!